“Oso”, “Patas”, “Pinto” y “Pelos” viven en el panteón municipal de Las Choapas en Veracruz desde que sus dueños fueron sepultados ahí.

Por la mañana recorren los pasillos y por las noches duermen sobre las tumbas de quienes fueron sus amos.

Desde hace 6 años cuando falleció su dueño que era un sepulturero “Oso” se quedó a vivier sobre su tumba.

Dos años después llegó “Patas” cuyo dueño era familiar del dueño de “Oso”.

“Pinto” tiene un año y “Pelos” acaba de llegar a vivir al panteón.

Los lomitos se han vuelto los guardianes del cementerio, incluso han vuelto parte de su familia a los trabajadores, quienes se encargan del cuidado, el aseo y el alimento de los fieles animalitos.

Con información de Tamara Corro