El exsenador Jorge Luis Lavalle continuará llevando su proceso legal en prisión, luego de que el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal confirmara la resolución de un juez de control de negarle la suspensión provisional para enfrentar su caso en libertad.

Lavalle se encuentra sometido a prisión preventiva en el Reclusorio Norte por el caso donde le imputan recibir sobornos de Emilio Lozoya para aprobar la reforma energética, derivado del caso Odebrecht.

El pasado 13 de abril el juez de control del Centro de Justicia Penal Federal en el Reclusorio Norte, Marco Antonio Fuerte Tapia vinculó a proceso al exsenador panista, luego de que la Fiscalía General de la República (FGR) lo imputara por su presunta responsabilidad en los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita, cohecho y asociación delictuosa.

Los magistrados del Segundo Tribunal decidieron, por unanimidad, que eran infundados los argumentos de Lavalle para llevar su caso en libertad, “pues lo pretendido por el recurrente implica un pronunciamiento de fondo, ya que la decisión del juez de negar la suspensión provisional para el efecto de dejar sin efecto la medida cautelar y que pueda continuar el procedimiento en libertad, constituye el acto reclamado”, informó el diario Milenio.

En el recurso promovido inicialmente ante el juez de control el exsenador argumentó que la medida cautelar de prisión preventiva que le fue impuesta afecta o daña irreparablemente a sus cuatro hijos, pero no sólo eso, argumentó que solicitó la suspensión definitiva porque, a su juicio, se trata de un caso excepcional, por presentar un “trastorno mental” que le impide permanecer privado de su libertad.

En ese sentido el Juez respondió que es improcedente concederle la medida cautelar, ya que “no se observa alguna circunstancia de la cual pudiese advertirse una situación afectatoria a la integridad física o emocional de sus hijos”.