Los dirigentes nacionales de los partidos Movimiento Ciudadano (MC), Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD), así como Samuel García, candidato a la gubernatura de Nuevo León; exigieron al presidente Andrés Manuel López Obrador, sacar las manos de la elección.

Dante Delgado, presidente del consejo nacional de MC, demandó al mandatario dejar de intervenir en el proceso electoral y advirtió que su partido, “valorará la conveniencia de presentar una denuncia de hechos contra ti, por tu abusiva intervención en el proceso electoral”.

En tanto García se dijo dispuesto a acudir ante la autoridad cuando sea requerido porque no tiene nada que ocultar; no obstante, pidió a la Fiscalía General de la República sacar a su esposa Mariana de la investigación, “que saquen al papá de Mariana de esto. De lo único que soy culpable es de ir 15 puntos arriba en las encuestas”, señaló.

Lo anterior, luego de que la FGR informara que existe una investigación en contra del abanderado de MC por el presunto uso de recursos de procedencia ilícita en su campaña; así como en contra del candidato de la coalición PRI-PRD, Adrián de la Garza, por presuntos delitos electorales al prometer la entrega de una tarjeta para apoyar a las mujeres y adultos mayores.

En tanto, el presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano, acusó a López Obrador de querer matar a la democracia y haber desatado “una descarada persecución política contra los opositores”.

El presidente nacional del PRI, Alejandro Moreno, pidió al Presidente “que se mantenga al margen, porque nosotros no queremos que él esté en la boleta electoral”.

De acuerdo con la Fiscalía, las investigaciones en contra de los punteros en la contienda de Nuevo León, inician ante diversas denuncias recibidas.

El 21 de abril pasado, De la Garza denunció a García ante la FGR por posible lavado de dinero; mientas que García denunció el 6 de mayo a De la Garza, por violar la ley electoral con la promesa de entregar la tarjeta Mujer Fuerte.

Ambos candidatos siguieron ayer sus actividades de campaña sin cambio alguno, el priista acudió a Washington D.C en Estados Unidos, donde tendrá diversas reuniones; mientras que el emecista estuvo en el municipio de Monterrey.

Diputadas federales de oposición criticaron la intromisión del Jefe del Ejecutivo en la elección de Nuevo León, y lo acusaron de buscar beneficiar a sus candidatos donde las preferencias de voto son bajas.

La legisladora del PRI, Mariana Rodríguez Mier y Terán, calificó de inaceptable la intervención presidencial, pues recordó que es la elección de un estado libre y soberano.

Recriminó los señalamientos hacia el candidato a la gubernatura por el PRI-PRD, a quien acusan “como si fuera el responsable de un delito que amerita prisión preventiva oficiosa; o sea, por defender a las mujeres y prometer una tarjeta que ya está en vigor en otros estados, lo quiere meter a la cárcel”.

Mientras que la coordinadora del PRD en San Lázaro, Verónica Juárez Piña exigió a López Obrador que deje de utilizar a la Fiscalía General de la República como arma para favorecer a Morena.