Este domingo, el Partido Acción Nacional (PAN) solicitó a la Organización de los Estados Americanos (OEA) que envíe observadores internacionales a las elecciones del 6 de junio, luego de que señalara al presidente Andrés Manuel López Obrador de interferir en el proceso electoral.

En un comunicado, el presidente nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza, indicó que el presidente “funge como vocero principal de la campaña morenista y realiza desde Palacio Nacional una contra campaña hacia su partido y la coalición Va por México“.

En una reunión con integrantes de la OEA, señaló que López Obrador está “interviniendo de manera absurda en el proceso electoral, contraviniendo las leyes y las medidas cautelares impuestas por el propio el Instituto Nacional Electoral (INE), algunas de las cuales han sido confirmadas por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación“.

Cortés Mendoza aseveró que el presidente realiza los ataques todas las mañanas desde Palacio Nacional a través de sus conferencias matutinas “pareciera más el jefe de campaña de Morena que Jefe del Estado mexicano y aquí en nuestro país eso no se puede, está claramente prohibido”, puntualizó.

Indicó que lo más grave es que ha el presidente ha aceptado “que sí va a meterse en la elección, porque no puede permitir, según él, una regresión democrática; cosa que con las leyes mexicanas es muy grave”.

El presidente nacional del PAN indicó que desde la Fiscalía General de la República se está persiguiendo a los candidatos de la oposición, abriéndoles carpetas de investigación en la Secretaría de Hacienda, la Unidad de Inteligencia Financiera y la propia Fiscalía.

Denunció que esta semana el candidato del PAN a alcalde de Tuxpan, Veracruz fue amedrentado, ya que elementos de la Guardia Nacional entraron a su casa de campaña y grabaron a su equipo; y advirtió que hay un gobierno que atosiga, amenaza y persigue a actores políticos.

El Partido Acción Nacional manifestó su preocupación por la seguridad de candidatos y sociedad, donde de acuerdo con publicaciones de diversos diarios nacionales se han contabilizado al menos 80 políticos o familiares asesinados en este proceso electoral, de los cuales la mayoría pertenecen a la oposición.

El caso más reciente, el del candidato de Cajeme, donde resaltaron que justamente ahí compite a la gubernatura por Morena, Alfonso Durazo, exsecretario de Seguridad, y con quien se detonó en mayor medida los homicidios y el crimen organizado.

Finalmente, Marko Cortés pidió a los responsables de la Misión de Observación Electoral de la OEA, poner atención en San Luis Potosí, por los antecedentes del candidato del Partido Verde Ecologista quien ha estado en prisión y se le vincula presuntamente con la delincuencia.