“Voy a levantar lo que se tenga que levantar, lo que se tenga que escribir, pero de que esta persona la paga, la paga… Muchas gracias, repito, mi nombre es Daniel Hernández Argüello tengo cirugía de columna y chocamos en la ambulancia seis veces por la estupidez de un conductor, llevábamos perfectamente tiempo, no había prisa, todo estaba bien y ahora me duele otra vez todo”.

Son las 7:48 de la mañana del lunes 24 de mayo de 2021, Daniel está apunto de concluir un video enviado a Excélsior para explicar el segundo accidente del que fue víctima en 20 días: un choque causado por la imprudencia de un operador de ambulancia del Centro Regulador de Urgencias Médicas de la Ciudad de México (CRUM); el primero fue el 4 de mayo de 2021 cuando iba a bordo del convoy de la Línea 12 que se cayó antes de entrar a la estación Olivos.

Él es un chofer, y no, realmente debería tener una preparación, una empatía más que nada por mi caso ya que es de columna, o sea no me torcí una pata, no me caí de una bici, me caí de la Línea 12, que además es una porquería, pero ese es otro punto”.

El chofer al que se refiere Daniel fue identificado como Ariel Sánchez Gaona, aunque tras el accidente no quiso mostrar su identificación, ni dar su nombre. Las anomalías iniciaron desde el momento en que la ambulancia con matrícula 676 arribó una hora antes de lo que habían acordado con las autoridades del gobierno capitalino.

El detalle aquí es que las personas en esta ambulancia llegaron básicamente al 20 para las cinco, cuando ya se había programado a las 5:45”, explica Daniel en el video, pues su cita en el Hospital General de Balbuena estaba agendada para las ocho de la mañana.

Junto con Ariel Sánchez Gaona iba el paramédico Vicente Soriano González quienes se negaron a esperar a Daniel y su mamá hasta la hora originalmente pactada, obligándolos a apresurarse para abordar la unidad y trasladarlos al hospital en la colonia el Parque de la alcaldía Venustiano Carranza. Tenían tres horas y 20 minutos para llegar a tiempo a la cita de Daniel.

La forma de conducir era extremadamente horrible, había llovido, es una calle no pavimentada… Se le dijo tres veces que por favor se fuera despacio, se fuera con precaución y no había necesidad de prender las torretas, las sirenas para abrir paso ya que se inunda esta parte del desnivel en la autopista, el conductor hizo caso omiso”.

Entonces Daniel relató en el video el momento del impacto. “Llegamos al Eje 10, nos vamos hacia la autopista y chocamos, porque chocamos por la imprudencia del conductor se metió en la fila del carril derecho donde sabemos todos que estaba inundado, donde no se puede pasar, todos los coches estaban haciendo su fila en el lado izquierdo para pasar uno por uno, a esta persona se le hizo muy fácil prender la torreta y lanzarse”.

Necesito que me entiendan porque mi operación es delicada… esta ambulancia se mete entre estos dos vehículos y recibimos un gran golpe frontal, por parte de un trailer que me lanza hacia atrás, estoy hablando dentro de la ambulancia, a mí me lanza hacia atrás moviendo todo mi cuerpo que me duele, que está delicado, que se supone que no debería de tener este tipo de golpes y reboto contra el camión trasero que era un microbús”.

Daniel contó seis impactos.

Yo me estaba moviendo dentro de la ambulancia como no tiene idea, traté de agarrarme de dónde sea, pero aún así el movimiento es muy brusco, quede adolorido, ahorita yo en una escala de 7 u 8 me punza la espalda, ¿si me entiende?, esto es una imprudencia que se le dijo, no hay prisa mi cita es a las 8”.

La ambulancia llegó muy temprano a la cita en Balbuena, su mamá se negó a bajar a Daniel, quiere evitar que su hijo se contagie de covid-19. En el video Daniel también denuncia que la tripulación debería ser de tres personas y solo hay dos. Quiere que el conductor sea sancionado.

Voy a hacer todo lo posible porque lo detengan, en primer lugar: falta de documentos; segundo lugar por imprudencia; en tercer lugar: estamos hablando de un transporte médico, debes de tener la capacidad, debes de tener los cursos bien, que tal que esta persona no los tiene o sea no se identifico para nada“.

Aunque una patrulla de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México acudió al lugar; ni el operador, ni el paramédico fueron detenidos, y las 10:51 de la mañana la movieron del frente del hospital Balbuena.

Gabriela Argüello, mamá de Daniel, asegura que desde la llegada de la ambulancia Ariel Sánchez Gaona tuvo un trato agresivo hacia ellos.

Se les explicó tenía una situación de la columna y me dijeron a nosotros nadie nos explica nada, así con esa respuesta tajante que yo incluso le pregunté: bueno eso significa que no traen los aditamentos necesarios; y me dijo: no si traemos todo, pero a nosotros no nos dicen nada, y nosotros debemos venir tres y venimos dos”, fue la respuesta que le dieron a Gabriela.

Los cambiaron de ambulancia, pero esta solución no satisfizo ni a Gabriela ni a su hijo. “Yo si estoy segura que no todos son iguales pero este hombre y este paramédico si deben responder por esto, ¿qué nos dijeron llegando aquí?: que si queremos ir a poner la denuncia tenemos que ir al MP porque si paramos una patrulla para que se lo llevaran”.

Pero dijeron: es qué, ¿por qué cargo lo detenemos jefa?, o sea cómo yo le estoy explicando lo que pasó, yo tengo consulta con mi hijo, ¿qué se hace?, de verdad es una impotencia, porque no hay soluciones”.