El presidente Andrés Manuel López Obrador criticó que desde la Ciudad de México los “fifís” quieran dar clases de política y decidir por los electores de otros estados como ocurrió recientemente en Guerrero, dijo.

“Se creen estos fifís muy cultos y muy informados y todos los demás son susceptibles de manipulación.

Eso lo noté en la campaña del candidato de Guerrero, dijo.

“Independientemente si es o no responsable, la élite desde aquí recomendando lo que tenía que hacer el pueblo de Guerrero”, señaló.

Recordó que históricamente sin el pueblo de Guerrero no se habrían logrado las transformaciones del país.

“Ah, entonces no saben los guerrerenses? Tantas luchas que han dado por la justicia, por la democracia y estos fifís queriendo dar clases de política y ofendiendo al considerar que el pueblo es tonto”.

Repitió una frase que usa muy seguido: tonto es el que piensa que el pueblo es tonto.

“Vale lo mismo un voto de un indígena, de un campesino y de un obrero que de un intelectual orgánico o de un corrupto”, sostuvo.