La candidata del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la gubernatura de Chihuahua, Graciela Ortiz, declinó hoy a favor de la abanderada de la coalición del Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Maru Campos, y dio a conocer su decisión al Comité Directivo Estatal que sesiona en estos momentos.

La declinación, explicó, es tomando en consideración las tendencias electorales, y para fortalecer un bloque que haga frente al partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) para evitar que llegue al poder.

“Porque ciertamente aquí estamos los mejores hombres y mujeres para gobernar el estado, pero no somos ahorita los que tenemos la posibilidad de real de llegar”, les dijo, agregando que la decisión estaba tomada con frialdad, objetividad y “el corazón en la mano”, dijo la ahora excandidata.

Graciela Ortiz tiene una reconocida trayectoria y experiencia política, pero se mantiene en tercera posición dentro de las preferencias electorales y muy por debajo de los dos candidatos punteros, lo que ha llevado al PRI a tomar la decisión.

En los últimos días han declinado también a favor de Maru Campos el que fue candidato del PES, Alejandro Díaz, y María Eugenia Baeza, de Redes Sociales Progresistas (RSP).