Al menos siete alumnos murieron este martes en un tiroteo en una escuela de Kazán, una ciudad del centro de Rusia, donde las fuerzas de seguridad detuvieron a un joven de 19 años.

Otras 20 personas, 18 niños y dos adultos, fueron hospitalizadas, indicaron las autoridades regionales.

Imágenes difundidas por testigos en las redes sociales muestran a niños o adolescentes saltando desde las ventanas del edificio de tres pisos para huir del tiroteo.

Otras imágenes muestran a personas ensangrentadas que yacen en el césped recibiendo ayuda.

La cifra de fallecidos oscila entre los 7 y los 11, según las fuentes.

El Comité Nacional Antiterrorista dio cuenta de siete muertos y la alcaldía de Kazán mencionó la cifra de ocho.

Los servicios de emergencia, citados por las agencias TASS y Ria Novosti, dijeron que murieron 11 personas, nueve de ellas alumnos, y otras 32 fueron heridas.

El agresor ha sido detenido y se ha determinado su identidad. Es un residente local nacido en 2001″, dijo el Comité de Investigación de Rusia en un comunicado.

El presidente ruso, Vladimir Putin, expresó su pésame a las familias de las víctimas y ordenó una revisión de las reglas del permiso de porte de armas, informó el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Es el tiroteo más grave en una escuela rusa desde 2018, donde este tipo de drama es relativamente raro y donde el control de armas es estricto.