El Gobierno de México expresó ayer su consternación por el “acelerado deterioro” de la situación en israelíes y palestinos, en medio de la una escalada de violencia que ha causado más de 30 muertos, y pidió el cese inmediato de la confrontación.

“México hace un llamado al cese inmediato de toda acción que ponga en peligro la vida y la seguridad de la población civil”, apuntó la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE, Cancillería) en un comunicado.

Además “exhorta a las partes a dejar de lado la confrontación, y hace una invitación al diálogo y a adoptar medidas que contribuyan a la reducción de la violencia”.

En la nota, la Cancillería agregó que el Gobierno y el pueblo de México extienden sus condolencias a las familias de las personas fallecidas en los episodios más recientes de violencia.

El intercambio de fuego entre milicias palestinas de Gaza y el Ejército de Israel se intensificó ayer en la peor escalada de los últimos años, con al menos 30 palestinos muertos, entre ellos menores, y tres víctimas mortales en Israel.

Las milicias dispararon 130 cohetes hacia el área de Tel Aviv, una de las más pobladas del país, que obligaron a suspender las salidas y, temporalmente, las llegadas del aeropuerto internacional de Ben Gurión.

Las Brigadas Al Qasam, brazo armado del movimiento islamista Hamás, habían anticipado que dispararían hacia Tel Aviv si Israel atacaba el conocido edificio de 14 plantas de Hanadi, en plena ciudad de Gaza, que albergaba oficinas de portavoces y miembros del rango político de Hamás, y que fue bombardeado este martes.