Los Juegos Olímpicos de Tokio seguirán adelante aunque la ciudad se encuentre en estado de emergencia debido al covid-19, declaró John Coates, vicepresidente del COI, quien subrayó los retos que enfrentan los organizadores de la cita deportiva en medio de la pandemia.

A nueve semanas del comienzo de los Juegos de Tokio, el Comité Olímpico Internacional (COI) trató de calmar los temores en Japón de que la cita deportiva sea una carga adicional para un sistema médico, que ya está sometido a la presión de la pandemia.

Al término de una reunión de tres días para debatir los preparativos y las contramedidas contra el coronavirus, las autoridades afirmaron que más del 80% de los residentes de la Villa Olímpica serán vacunados antes del 23 de julio, la fecha de inicio de los Juegos.

El evento, que se pospuso un año debido a la pandemia de covid-19, afronta una creciente oposición del público, y en una encuesta de Reuters publicada el viernes casi el 70% de los encuestados dijo que quería su cancelación o un nuevo aplazamiento.

Al ser consultado sobre si los Juegos Olímpicos seguirán adelante aunque Tokio esté bajo estado de emergencia, el vicepresidente del COI, John Coates, quien supervisa los preparativos, dijo: “Absolutamente sí”.

Añadió que “todos los planes que tenemos en marcha para proteger la seguridad de los atletas y del pueblo de Japón se basan en las peores circunstancias posibles”.

“Puedo decir que ahora está más claro que nunca que estos Juegos serán seguros para todos los que participen y, lo que es más importante, para el pueblo de Japón”, remarcó Coates.

El dirigente añadió que las delegaciones olímpicas extranjeras contarán con personal médico adicional para apoyar las operaciones sanitarias y la aplicación de las contramedidas del covid-19 en los Juegos.

Coates dijo que espera que la aceptación pública de los Juegos aumente a medida que más personas se vacunen.

“Pero si no es así, nuestra posición es que tenemos que asegurarnos de seguir con nuestro trabajo, que es garantizar que los Juegos sean seguros para todos los participantes y para todo el pueblo de Japón”, destacó.

Para minimizar el riesgo de infecciones, los organizadores han reducido el número de personas que llegarán a Japón a participar de los Juegos como parte de las delegaciones extranjeras a 78.000 desde unas 180 mil, dijo Seiko Hashimoto, que dirige el comité organizador.